About diosnegro

Geek + Doer // I believe in a world where the role of the technology is to solve what is complex, unpleasant or bothering in life CEO @IAinteractive

Collision Conference 2019 Toronto ( la reseña )

Collision Conference fue creada por el equipo detrás de Web Summit (el evento para startups que se realiza en Lisboa cada año) Collision atrae a los CEOs de las compañías más grandes del mundo, fundadores de empresas nuevas, inversionistas, expositores de primer nivel y medios de comunicación de más de 120 países relacionadas con la innovación tecnológica.

Este año, la conferencia se realizó en el Centro Enercare de Toronto del 20 al 23 de mayo y según decían éramos más de 25,000 asistentes.

Les comparto esta reseña donde integro algunos de los puntos que me parecieron más relevantes.

Saludos

Manuel de la Torre
@diosnegro

 

5 puntos para considerar en tu emprendimiento desde Collision 2019 @Toronto

Esta sesión me pareció muy interesante y concisa, estuvo a cargo de Patrick Spence, uno de los ex fundadores de BlackBerry (sí, esos teléfonos que fueron muy famosos en el mundo corporativo hace algunos años). Después de vender BlackBerry, Patrick fundó Sonos, actualmente uno de los sistemas de audio para el hogar, de primer nivel.

Patrick nos compartió en 5 puntos lo que un emprendedor debe considerar y no olvidar en su vida para tomar control de su destino (puntos que iré explicando y agregando de mi cosecha).

  • Si alguien lo hace mejor que tú, entonces piensa dos veces si lo quieres hacer. Es tu proyecto, es tu dinero y es tu tiempo. Por eso es importante tener muy claro qué problema resuelves, dónde está la propuesta de valor y las ventajas sobre los otros. No siempre es hacerlo más barato, ese pensamiento no construye, digo yo.

  • Cuida el dinero desde el inicio, no lo uses en actividades que no aportan o impactan en tu proyecto. Hay que ser cuidadosos de los recursos, se debe valorar dónde se invierte el dinero, y cuál será su retorno y beneficios en tu proyecto.

Por ejemplo, hablaba con un emprendedor que conocí y me decía que había usado parte de su fondo de capital para asistir al evento; le pregunté:

“¿Cuál es tu objetivo y qué esperas lograr de la visita?”. Me respondió que no lo tenía claro del todo, pero en parte esperaba conocer tendencias de tecnología y escuchar a otros.

Me pregunté entonces: “¿Ese gasto en verdad le sumará a su proyecto?” Entiendo que todo suma, pero ¿lo vale? Eso que buscaba, ¿no se podría hacer a través de YouTube?

No solo es dinero lo que se utiliza, sino el tiempo del emprendedor, que también tiene un alto costo de oportunidad.

  • Cuando se está en la fase de búsqueda de dinero, vía inversionistas o fondos de capital de riesgo, también es recomendable tener sus precauciones. Algo muy importante es saber de quién aceptar los recur$o$. El dinero por sí solo vale exactamente lo mismo; pero si agregas la experiencia e involucramiento que puede sumar el inversor a tu proyecto, es lo que se llama Smart Money. Sin duda alguna, en las primeras etapas tienes que recurrir a las 3F (Family, Friends and Fools), pero hay que tener en cuenta que en las siguientes rondas de financiamiento habrá que ser más selectivo.

  • En el punto 1 se habló de contar con un diferenciador, de hacerlo mejor que otros. Bueno, hay que recalcar que de preferencia debería tener algún registro de patente o propiedad intelectual, porque cuando el producto sea un éxito varios buscarán copiarlo. Hay que contar con un as bajo la manga que nos permita complicarles el trabajo.

El último punto me gustó bastante, y tal vez me proyecté, ya que soy muy fácil de distraer.

  • Emprender está lleno de tentaciones, pero hay que saber a qué decir NO y seguir en el camino que se planteó previamente. Una cosa es pivotear para validar o mejorar algún uso del producto, y otra es pendejear y perder el rumbo.

¡Saludos desde Toronto!

Manuel de la Torre

@diosnegro

 

De personas, confianza y controles: el caso #Yogome

Hace 6 años conocí en Morelia a Manolo Díaz en un curso de programación de apps para niños; mi hijo asistió y la verdad fue bastante bueno ya que logró sembrar en un par de días la semilla por el gusto de programar (que, aunque mi chavo genéticamente tal vez ya la trae, digamos que ayudó a activarla). En mi primer contacto me pareció una buena persona, de esos que te caen bien porque hacía lo suyo y era bueno; sabia, podía y quería ser un agente de cambio en el entorno. Creo que esto fue clave en el crecimiento de #Yogomo. Como emprendedor sobresalió en México porque su pasión de enseñar a niños la capitalizó en un mercado donde había espacio para su propuesta de valor. No por nada, llegaron a ser 160 personas.

Le perdí la pista, y de vez en cuando llegué a escuchar de él, ya que era referencia en el ecosistema emprendedor mexicano.

Hace unos días me llevé una gran sorpresa, leí varias noticias de que habían quebrado por malos manejos. ¡No! ¿en qué momento? ¿No que era uno de los ejemplos a seguir como emprendedor?

Antes de continuar, quiero aclarar que este texto no es con el fin de juzgarlo o exonerarlo (eso le tocará a la ley) He leído “lo maloso” que fue Manolo y como se los chingó, pero a esa historia le hacen falta “patas” creo yo. Son de esos temas que vale la pena darle una vista de distintas perspectivas, y quiero abordarla esta vez como inversionista, no hacia la persona.

Entonces, según las noticias, dicen que los fondos de inversión inyectaron 30 millones de dólares con ellos; yo me pregunto, si fuera mi dinero ¿Cuáles serían los mecanismos para protegerlo y a su vez, darle continuidad al plan de negocio del emprendedor? Y ahora ¿qué le va a decir el fondo a los inversionistas?

  • “Perdón, nos chingaron por confiados.”
  • “Perdón, nos chingaron por que nuestro equipo del consejo de administración y los del comité de auditoría no fueron lo suficientemente buenos para darse cuenta de lo cabrón y maloso que era ese CEO.”
  • “Perdón, nos chingaron por creer que como hacía cosas para niños era bueno, y no era necesario cuidarlo.”

Y hay más, pero bueno, para justificaciones siempre sobran argumentos.

Cuando estudié el MBA en IPADE, recuerdo mucho los elementos del control (cortesía de Pedro Suárez) y decía que son tres: controlas por Acción, Resultados, o a la Persona (confianza). Y entonces bajo esta guía, si fueran mis 30 millones, jamás controlaría solo basado en la persona, hay demasiado en juego como para “aquí te dejo 30 millones, mañana regreso, mientras chíngale…” Dicen que la culpa no es del indio, sino del lo que hace compadre, tal vez es el caso. Si inviertes tu dinero en un fondo de inversión sin los controles para garantizar el seguimiento al plan de negocio y el buen manejo de los recursos, mejor apuesta en Las Vegas.

Es más ¿qué hubiera pasado si el malo de la película no fuera el CEO, sino un equipo aparte? Estos movimientos para chingarse 30 millones, no me parece que sean sólo de una persona, y menos si tienes un consejo de administración con externos (VCs) y con un comité de auditoría que proteja a los accionistas. No le dijeron “Manolo, toma el cheque de 30 millones, ve al banco lo cambias y regresa…”  y nunca regresó… pero no fue así.

Como comentaba al inicio, así como dicen que el caso de Yogome es malo para el ecosistema emprendedor, porque nos deja ver mal, lo es también para el ecosistema de inversionistas, que los deja en evidencia que por andar dando dinero como el cajero de los emprendedores sin control, ahí también hay problemas por confiados y falta de control.

Hay una frase que dicen los rusos, que me gusta aplicar en mi día a día:

“Confía, pero verifica”

Saludos