Blockchain, criptomonedas y elecciones 2018 en México ¿Cómo podemos aplicar un proceso de transformación digital para tener una elección libre de hackers, fraudes y demás sorpresas?

Actualmente existen 3 temas de los que escuchamos mucho en el entorno de negocios, tecnología y la realidad que vivimos en el país; blockchain / criptomonedas / elecciones 2018 en México.
Es por eso, que he decido hacer este video para compartir con ustedes un caso de uso donde se integran estos conceptos de una manera práctica y aterrizada a nuestra realidad.

Gracias por su tiempo para verlo y espero sus comentarios.

Saludos

Manuel

</p

Silicon Valley – Temporada 4 – recap episodios 1, 2 y 3

Y por fin ¡la espera terminó! Ya inició la temporada 4 de Silicon Valley, una muy buena razón para no dormirse temprano.

NOTA

Aún es un borrador para guardar imágenes Este post deberá de estar completo a finales de junio, con  la síntesis de la temporada..

 

 

 

 

 

 

 

Cómo afectar la economía de un país con 140 caracteres

Si ustedes pensaban que Twitter sólo servía para leer chistes, noticias y poderse quejar del mal servicio de alguna compañía ¡Se quedaron cortos!
Esta tercera semana de enero nos quedó claro que con una herramienta como Twitter se pueden amplificar a una velocidad sorprendente las “noticias” con efectos casi inmediatos en el entorno económico.

El otro día escuché que si alguien debía comprar la compañía Twitter no era Google, Microsoft o Amazon, sino @EPN para México.. ¡qué daño hace al país cuando Trump tuitea en contra nuestra!

Me di un tiempo esta semana de ir recopilando algunos de los tuits y los comunicados de este peculiar presidente y hacer un cruce con los movimientos del tipo de cambio en el precio del dólar… ¿Qué tal?

Si los “tuitstars” creían que podían hacer dinero vendiendo tuits, este carnal sí les ganó.

A ver como nos toca la siguiente semana, ojalá y esté de buenas el Sr. Trump y que haga sus tuits contento.

“Los dineros del sacristán, tuiteando vienen, tuiteando se van”

 

Saludos

IAdventure 2016 – 20 años después #BelieveDo @IAInteractive

No hay plazo que no se cumpla y por fin llegó el día, uno de los más esperados en @IAInteractive (claro, después de las quincenas y la posada). Es el IAdventure, nuestro evento anual de reencuentro e integración.

Manejar y organizar el evento para 140 personas no es tarea fácil, pero los de RH se la rifan bastante bien. Gracias Montoya, Karen y Víctor, por hacerlo posible de nuevo, incluso mejor que el anterior.

Entonces, entre tanta banda y para establecer una dinámica de competencia se establecieron varios equipos (yo, en el azul).

Después de dar las instrucciones y las reglas de la competencia, por fin iniciamos.

Las pruebas parecían muy fáciles al principio; pasar por llantas…

Cargar bloques de concreto, pero…

¿Qué tal esta prueba de pecho a tierra con púas electrificadas?

Todo muy bien, nadie se “recargó” en esta prueba…

Ya para finalizar, tocó el turno al equipo blanco, que parecía el café, pero su sonrisa y sus ganas nunca se vieron “manchadas”, al contrario…

Y para cerrar, su medalla cuca.

Sin faltar, claro, su respectiva foto para el feis…

Y para el whats

En fin, muchas fotos, pero mejor que eso, los muchos buenos recuerdos que se quedaron en cada uno.

Y qué mejor manera de cerrar el día que con una plática de nuestro amigo Javier Salinas, quien fuera cliente de IA Interactive por allá del 2002 al 2007, cuando trabajó en Monarcas; lo más importante, sin duda, no es el pasado comercial que nos vincula con él, sino el gran cariño y la amistad que se han mantenido desde ese entonces.

Su plática cumplió con el título de su slide… Fue una gran sorpresa que dejó no sólo buenas ideas sobre la mesa, sino material para reflexionar, hacer una pausa y continuar con toda la pila para seguir dándole con todo.

Gracias amigo @jsalinas

Y por supuesto, gracias al equipo de IA Interactive por su tiempo, esfuerzo y sed 😉

Superamos las expectativas nuevamente.

Saludos…

Manuel de la Torre

To Build a Better Beta – Silicon Valley temporada 3 – cap 7 reseña y reflexiones #recap

La búsqueda de la perfección del producto es siempre la mayor tentación de un lanzamiento, pero la realidad es que pocas veces se alcanza esa perfección anhelada. Entonces, ante la posibilidad de la existencia de fallas, y el afán de minimizar una incómoda experiencia del usuario, se emplea el término “versión BETA”; así, cualquier persona que use nuestro producto en esa fase, sabe que si algo no funciona como se tenía pensando, no hay mayor problema, pues ya se sabía que existía riesgo dado que no es la versión final.

Qué mejor que un gran complemento a tu área de QA y Testing sean tus mismos “clientes” o “target” del producto. Si se tiene el correcto tracking en el código, podemos identificar qué falló, por qué y bajo qué circunstancia.

Y, como dice @dagurrola (aka El Comandante), las versiones BETA también nos ayudan a validar ciertos supuestos de cómo será utilizado el producto por nuestras audiencias.

así debe ser, porque yo así lo uso, y todos son como yo.

Y por si no bastara con el ego, muchas veces las interfaces o funcionalidades de la plataforma, no sólo son influenciadas por la visión del creador, sino por la de los inversores, del equipo de trabajo, de los jefes… es decir, todos quieren “meter su cuchara”.

Entonces, hagamos un BETA y veamos qué sucede; validemos qué sí y qué no, y hagamos una siguiente iteración.

Otro tema importante (que muchas veces olvidamos): para los inversores el equipo es clave; sí, ya sé, la idea es la clave, pero… sin un equipo capaz de ejecutarla, sólo será eso, una buena idea.

Seguro han escuchado muchas buenas ideas, buenísimas ideas, ¿y luego? ¿Cuántas de esas personas que de quien las escucharon realmente las llevaron a cabo?

La delgada línea entre la seguridad de la compañía y la privacidad de los que trabajan ahí: ¿hasta dónde se vale?, ¿hasta dónde se puede?, ¿qué crees que te digan los jefes cuando sepan que me estás leyendo?

 

Y para cerrar, esta frase tan trillada en la industria:

Pero como dice “un amigo”:

No hay nada imposible, para aquel que no lo tiene que hacer.

Nos vemos el domingo.